QUÉ 

"CUATRO"NI

QUÉ INDIO

MUERTO

 

Jesús de León

En tiempos de la Revolución Mexicana existió un personaje llamado Juan Alemán, a quien le pusieron una emboscada en un punto del camino. Recordemos que a ese momento de ejecutar un plan para matar o perjudicar a alguien se le llama “poner un cuatro”. Esta expresión coloquial trascendió a la toponimia del lugar y ahora el camino donde emboscaron a Juan Alemán es conocido como “El Camino del Cuatro”, el cual conecta a Saltillo con El Diamante, por la Sierra de Zapalinamé. El camino recorre más de 18 kilómetros y, en un lugar de su terracería, hay una cruz que marca el lugar del incidente. ¿Y por qué una cruz? ¿No sería más lógico poner un número cuatro? ¿O un letrero al lado de la cruz que diga: “Aquí donde está usted parado se echaron a Juan Alemán. ¿Se quiere quedar otro ratito?” Así es como los caminos se llenan de cruces.

 

Del cuatro es otro de los nombres con los que se conoce a la Sierra de Zapalinamé. Ahora sabemos la causa, aunque algunas incógnitas continúan. ¿Por qué un cuatro para señalar una emboscada o una trampa? ¿Por qué no un tres o un seis? ¿Será porque se necesitan cuatro para ejecutar la emboscada con éxito? Dos son muy pocos; seis, tal vez demasiados. Tres no sería conveniente en un cruce de caminos, porque dejaría una salida libre. Cuatro está bien. Lo apruebo, aunque no me adhiero, porque entonces seríamos cinco.

 

Otro de los nombres de la Sierra de Zapalinamé es Del Muerto y quizá tenga que ver con la leyenda que se cuenta sobre el caudillo indígena. Al morir lo tendieron de cara al sol en la cima de la sierra; al verlo caído, los elementos naturales agigantaron su figura cubriéndolo de rocas. Aún se puede distinguir el penacho de su cabeza, la amplitud de su tórax, los pies y el brazo derecho. Historiadores recientes afirman que Zapalinamé no se la pasó huyendo hasta el final de sus días. Se le encontró luego en la villa de Santiago del Saltillo, respetado por todos, donde murió y fue sepultado.

 

En una de estas fotos vemos la sierra desde la terraza del Hotel Coahuila donde también estaba el Banco de México, inmueble que ya no existe. No creo que nos dejen subir a la azotea en el edificio que actualmente se levanta en ese mismo lugar para ver el panorama, y menos si tomamos por excusa el Camino del Cuatro o del Indio Muerto. Puede ser que nos confundan con inversionistas fracasados con tendencias al suicidio. 

"Sierra de Zapalinamé vista desde la terraza del Hotel Coahuila", demolido en 1965. Foto: A.V. Carmona.

"Carretera Saltillo a Oriente". Kilómetro 12. Altura sobre

el nivel del mar: 2,400 metros. Foto: A.V. Carmona.