La influencia tlaxcalteca en Saltillo

—David Adams

 

1/2

Conjunto escultórico de la Plaza de la Nueva Tlaxcala. Al fondo el escudo del señorío de Tizatlán.

Fotografías de Víctor Hugo Mendoza, 2015.

La llegada de los tlaxcaltecas a Saltillo fue importante para la fundación de San Esteban porque simbolizó un refuerzo militar que contribuyó a la supervivencia de la villa, amenazada entonces, junto con otras muchas fronteras del norte colonial, por los chichimecos, aquellos que fueran nombrados como “bravos indios gallardos” por el virrey Luis de Velasco.

 

Los tlaxcaltecas no sólo ayudaron a la defensa de Saltillo, sino también formaron parte de la compañía de misioneros franciscanos que trabajaron en la formación y asimilación cultural de sus vecinos chichimecos comarcanos y guachichiles. Documentos encontrados en el Archivo Municipal de Saltillo exponen la forma en que los maestros tlaxcaltecos enseñaron doctrina y otros estudios a estas comunidades indígenas.

 

Lamentablemente, la población chichimeca de San Esteban no duró debido a los estragos epidémicos, a los maltratos a manos de españoles o por otras causas. Empero, hay indicios de que con el tiempo, parte de la cultura guachichil había sido absorbida por la tlaxcalteca. La gente de San Esteban contribuyó, además, con sus destrezas hortícolas, agrícolas y arbóreas a la vida económica de Saltillo y su comarca.

 

Los fundadores tlaxcaltecos llevaron consigo abundantes rasgos culturales de la Gran Tlaxcala, entre ellos, el tejido lanar y las espectaculares danzas matachines. La herencia tlaxcalteca vive y prospera aún en la cultura del noreste, no solamente en Saltillo, sino también en comunidades regionales que suman una docena o más y que fueron establecidas, total o parcialmente, por inmigrantes de San Esteban. Entre ellas se incluyen las comunidades de Candela y Parras de la Fuente, Coahuila, y Bustamante, Nuevo León.

 

En suma, la fundación de San Esteban merece una celebración especial por su influencia y contribución al desarrollo histórico de la capital del estado.

 

 

—El presente texto es un extracto de la entrevista realizada al autor el 7 de octubre de 2015 en el Archivo Municipal de Saltillo.

*David Adams (Springfield, 1937). Es doctor en Historia Latinoamericana con la tesis “Las colonias tlaxcaltecas de Coahuila y nuevo León en la Nueva España”. Fue profesor de historia de la Southwest Missouri State University. Ha investigado sobre el periodo colonial del norte de la Nueva España y sobre la historia de las poblaciones norteñas de Nuevo León.